Haiku CXXXV

Sigue el Impulso
Placeres Terrenales
Vuelve al Edén