Metáforas ardientes

Y yo te desafío,
estrecho tu pecho contra el mío,
me apoyo en el dulce contenido de tu mente,
libero tus sueños plácidos cada día.

Y desde el infinito,
cabalgo aún más lejos si cabe,
repaso tus metáforas ardientes,
me instigo a perseguirte.


Autora: © Maite Perez-Pueyo